Infecciones vaginales o de vejiga con recaídas por baja inmunidad y defensas

¿Qué es la vaginitis?

La vaginitis, también llamada vulvovaginitis, es una inflamación o infección de la vagina. También puede afectar la vulva, la parte externa de los genitales de la mujer. La vaginitis puede causar picazón, dolor, secreción y olor.

La vaginitis es común, especialmente en las mujeres en edad reproductiva. Por lo general, ocurre cuando hay un cambio en el equilibrio de bacterias o levaduras que normalmente se encuentran en su vagina. Hay diferentes tipos de vaginitis, las que tienen distintas causas, síntomas y tratamientos.
¿Cuáles son las diferentes causas de la vaginitis?

La vaginosis bacteriana es la infección vaginal más común en las mujeres entre 15 y 44 años. Ocurre cuando hay un desequilibrio entre las bacterias “buenas” y “malas” que normalmente se encuentran en la vagina de una mujer. Muchas cosas pueden cambiar el equilibrio de estas bacterias, incluyendo:

Tomar antibióticos
Duchas vaginales
Usar un dispositivo intrauterino
Tener relaciones sexuales sin protección con una nueva pareja
Tener muchas parejas sexuales

¿Qué es la Cistitis?

Es una infección de la vejiga o las vías urinarias inferiores. Aguda significa que la infección comienza de manera súbita.
Causas

La cistitis es causada por microbios, por lo regular bacterias. Estos microorganismos ingresan a la uretra y luego a la vejiga y pueden causar una infección. La infección comúnmente se desarrolla en la vejiga y también puede diseminarse (llegar) a los riñones.

La mayoría de las veces, el cuerpo puede deshacerse de estas bacterias cuando usted orina. Sin embargo, las bacterias pueden adherirse a la pared de la uretra o la vejiga o multiplicarse tan rápido que algunas de ellas permanecen en la vejiga.

Las mujeres tienden a contraer infecciones con más frecuencia que los hombres. Esto sucede debido a que su uretra es más corta y está más cercana al ano. Las mujeres son más propensas a contraer una infección después de las relaciones sexuales o al usar un diafragma para el control de la natalidad. La menopausia también aumenta el riesgo de una infección urinaria.

Lo siguiente también aumenta las probabilidades de padecer cistitis:

Un tubo llamado sonda vesical que se introduce en la vejiga
Bloqueo de la vejiga o la uretra
Diabetes
Próstata agrandada, uretra estrecha o cualquier elemento que bloquee el flujo de orina
Pérdida del control del intestino (incontinencia intestinal)
Edad avanzada (sobre todo en las personas que viven en asilos de ancianos)
Embarazo
Problemas para vaciar totalmente la vejiga (retención urinaria)
Procedimientos que involucran las vías urinarias
Permanecer quieto (inmóvil) durante un período de tiempo largo (por ejemplo, cuando usted se está recuperando de una fractura de cadera)

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *