El vaginismo es una contracción inconsciente y también totalmente involuntaria de los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina, estos provocan un cierre parcial o total de la vagina, causando incomodidad, dolor o ardor, en las relaciones sexuales.
El vaginismo puede aparecer en la adolescencia, cuando se intenta mantener relaciones sexuales, simplemente al tratar de introducir un tampón en la vagina, o incluso cuando se acude por primera vez a una revisión o chequeo ginecológico. Cuando el vaginismo es secundario la edad es mucho más variable.
La toxina botulínica  paraliza los músculos en los que es inyectado, impidiendo contraer los músculos consciente o inconscientemente, reduciendo la tensión en los músculos problemáticos eliminando o calmando el dolor. La toxina botulínica se inyecta en múltiples áreas del musculo que envuelve la entrada a la vagina, transcurrido unos días de la inyección, en la vagina los músculos se relajarán completamente, de este modo, podrá mantener relaciones sexuales satisfactorias sin miedo al dolor durante la penetración.

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *