El examen de Papanicolaou (o Pap) intenta detectar cáncer o precáncer en el cuello uterino (la parte inferior del útero que se abre en la vagina). Los precáncer son cambios en las células que pueden convertirse en cáncer si no se tratan de la manera adecuada.

¿Qué es un examen de Papanicolaou?

Un examen de Papanicolaou controla la presencia de cambios anormales en las células del cuello uterino. El cuello uterino es la parte inferior del útero (matriz), que se abre en la vagina. Los cambios celulares se pueden desarrollar en el cuello uterino y, si no se descubren y tratan, pueden derivar en cáncer de cuello uterino. El cáncer de cuello uterino la mayoría de las veces se puede prevenir, y la clave es realizarse exámenes de Papanicolaou regulares.

¿Por qué necesito un examen de Papanicolaou?

Un examen de Papanicolaou puede salvarte la vida. Puede detectar signos precoces de cáncer de cuello uterino. Si se lo detecta a tiempo, la probabilidad de tener éxito en el tratamiento es muy alta. Los exámenes de Papanicolaou también pueden encontrar células cervicales anormales antes que se conviertan en células cancerígenas. El tratamiento de estas células anormales puede ayudar a prevenir el desarrollo de la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Realizarse un examen de Papanicolaou es una de las mejores maneras de prevenir el cáncer de cuello uterino.

¿Todas las mujeres deben hacerse los exámenes de Papanicolaou?

La mayoría de las mujeres de entre 21 y 65 años deberían realizarse los exámenes de Papanicolaou como parte de la atención médica de rutina. Aunque no seas sexualmente activa en este momento, deberías hacerte un examen de Papanicolaou. Las mujeres que han atravesado la etapa de la menopausia (cuando la mujer deja de tener su período) y son menores de 65 años deben hacerse exámenes de Papanicolau regularmente.

Las mujeres que no tienen cuello uterino (por lo general, por una histerectomía) y que tampoco tienen antecedentes de cáncer de cuello uterino o resultados de Pap anormales no necesitan hacerse los exámenes de Papanicolaou. No es necesario que realicen el examen de Papanicolaou las mujeres mayores de 65 años que han obtenido tres exámenes de Papanicolau normales seguidos y, en los últimos 10 años, no obtuvieron resultados anormales.

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *