Y es que, debemos tener en cuenta que el vientre es la zona que más aumenta su tamaño durante el embarazo, la piel da mucho de sí, dando lugar a las temidas estrías y también a la flacidez de después de dar a luz. Pero se trata de una situación normal en el postparto, ya que el útero vuelve rápidamente a su sitio al ser un elemento muy elástico que, una vez se encuentra desocupado, reduce su espacio.

Sin embargo, este no es el caso del abdomen. La barriga tras dar a luz, necesita de muchos cuidados antes de volver a retomar la forma que tenía antes de que la mujer se quedara embarazada.

Con el tratamiento laser de Monalisa Touch reduce la flacidez significativamente tras varias sesiones acelerando la recuperacion de los tejidos de la piel.

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *